Historia

- ETIMOLOGÍA

En valenciano medieval, la palabra falla (del latín fac[u]la, diminutivo de fax, antorcha) servía para nombrar las antorchas que se colocaban en lo alto de las torres de vigilancia.

En el Llibre dels Fets, se cita que las tropas del rey Jaime llevaban fallas (antorchas) para iluminarse, tanto para el camino como a la entrada de las tiendas de campaña. También se utilizaban las antorchas para alumbrar una fiesta. Más adelante se hace referencia a este término para referirse a las hogueras y luminarias que se encendían en vísperas de fiestas extraordinarias y patronales.


- HISTORIA DE LAS FALLAS

La víspera de San José se encendían hogueras para anunciar su festividad, recibiendo esa práctica ritual el nombre de falla.

La versión popular del origen de las fallas según el Marqués de Cruïlles, fueron iniciadas por el gremio de carpinteros que quemaban en la víspera del día de su patrón San José, en una hoguera purificadora, las virutas y trastos viejos sobrantes, haciendo limpieza de los talleres antes de entrar la primavera. Además, quemaban sus "parots"(estructuras de las que colgaban los candiles que les daban luz) puesto que con el fin del invierno y la llegada de la primavera, y al hacerse los días más largos, ya no eran necesarios. Según esta teoría, la inventiva popular le dio forma humana a estos parots. Esta leyenda romántica del origen de la fiesta contrasta con la documentación conservada en el Gremio de Carpinteros, que no cita la construcción de fallas en su víspera, sino la festividad religiosa del propio día 19.

Existen otros autores que intentan encontrar un origen más antiguo a la fiesta, defendiendo que el culto al fuego es un ritual de tradición pagana, como ocurre con otras festividades como San Antón, San Juan, San Miguel o la Navidad en diversos puntos de la geografía española, en donde también se queman hogueras en su víspera. Según esta teoría, las Fallas son una evolución de este arcaico ritual que anuncia la entrada de la primavera.

La primera información que tenemos sobre las Fallas data de mediados del (siglo XVIII), 1740. Algunas de las miles de hogueras que se encendían en las calles de Valencia se denominaron fallas. Eran monumentos satíricos y burlescos en los que se exponían a la vergüenza pública y se quemaban simbólicamente personas y situaciones de la calle o barrio donde se plantaba la falla. En su construcción participaban los vecinos de cada calle. Se empezaron a incorporar carteles alusivos a algún personaje conocido del barrio. Además, los niños iban de casa en casa pidiendo "una estoreta velleta" (una alfombra vieja), que se convirtió en un canto popular para recoger todo tipo de muebles y utensilios viejos para quemarlos junto a las fallas. En esta época, las fallas eran cajones altos con tres o cuatro muñecos vestidos con ropas de tela, y con caretas de cartón o las manos y caras de cera.

Con la creación de los premios a las fallas más artísticas, en 1895 por Lo Rat Penat y desde 1901 por el Ayuntamiento, las fallas fueron abandonando progresivamente la sátira para centrarse en su vertiente más artística, empezando las comisiones falleras a contratar artistas y artesanos que darán paso a la posterior especialización en la profesión del Artista Fallero. Posteriormente, los artesanos incorporaron un nuevo procedimiento: la reproducción de moldes en cartón piedra. La creación de la falla fue evolucionando hasta la actualidad, donde la mayoría de monumentos están compuestos de poliestireno expandido ("poliexpán"), corcho blando fácilmente moldeable con sierras de calor y le aporta más brillo a la pieza. Así el arte de las fallas ha generado monumentos de mayores dimensiones con remates que rozan los 30 metros de altura.

Hoy las fallas mueven cerca un millón de turistas anualmente. Se plantan 385 monumentos en la ciudad de Valencia y más de 250 en el resto de la provincia. El Gremio Artesano de Artistas Falleros subsiste como entidad encargada de enseñar el antiguo oficio de producción de monumentos falleros. La Junta Central Fallera es la entidad que organiza la fiesta y la mantiene viva durante todo el ejercicio fallero.


Información obtenida de WIKIPEDIA


- ORIGEN DE LA FALLA JOSÉ ANTONIO "LAS 300"


Todo comenzó un domingo del mes de Marzo del año 1961, a solo tres meses de dar comienzo a la fiesta de fallas en Elda. Un grupo de unas cinco personas se reunieron en el bar del Tío Luis, y decidieron que este barrio tenía que tener una falla.

Y así fue, formándose la primera comisión fallera, encabezándola don Francisco Amorós Vera como primer presidente y fundador. Y seguida de la siguiente manera:

Vicepresidente: Julio Pérez Aguado
Secretario: Pascual Martínez Richarte
Vice-secretario: Manuel Álvarez Guerrero
Tesorero: Luis Albert Pastor
Contador: Julio Fuentes Vicent
Vice-contador: Antonio Richarte Esteban
Vocales: Antonio Valera Martínez, Manuel Patiño Lucero, Rafael Albert Sanz, Enrique Poveda Sotorres, Miguel Fernández Vera, Ángel Moreno González, Alejo Rabat, Francisco Rico Bellot, Antonio Clemente Gómez, Antonio Brufal Esteve, Manuel Morán Morán

El monumento plantado ese primer año llevaba como lema “Mi barriada como una rosa”. Y trataba de la problemática de poder conseguir comprar una casa, y luego poder conseguir los medios para poder subsistir. La falla costó 25.000 ptas. de las 40.000 ptas. que contaba de presupuesto la comisión. Llevándose el segundo premio.

Fueron meses de duro trabajo para sacar un presupuesto, cobraban un duro semanal, y realizaban fiestas todos los sábados por la tarde para sacar fondos. Destacar que el monumento fue traído y montado por la comisión, así como también fue costeado económicamente por los componentes de la comisión (este dato no está confirmado).

La primera verbena que se hizo, fue realizada por dos amigos del presidente, barberos. Y actuaban con un acordeón y una guitarra. ¡Y cómo no!, la primera elegida como Fallera Mayor de ese año fue la señorita Asunción Pérez Pérez. Fue acompañada por dos Damas de Honor, las señoritas Concepción Moreno y Rosa María Pérez.



Aquí podemos escuchar la Entrevista que se le hizo a Francisco Amorós, primer presidente y fundador de esta falla, el 16 de marzo de 1995:

 

Srta. Asunción Pérez Pérez
1a FALLERA MAYOR
Mi barriada como una rosa
1er MONUMENTO FALLERO

 

 

 

Imprimir Correo electrónico

web pie 4 web pie 1